DELITO DE IMPAGO DE PENSIONES

El delito de impago de pensiones se encuentra regulado dentro del capítulo del Código Penal que hace referencia al abandono de familia, menores o incapaces, pretendiendo asegurar el cumplimiento de aquellas obligaciones que tienen como fin garantizar el bienestar de los menores y otros miembros.

En este caso concreto, el delito de impago de pensiones lo que quiere proteger es el pago de las prestaciones económicas judicialmente establecidas en favor de los hijos o cónyuge en caso de crisis matrimonial/parejas de hecho.

¿Qué es lo que castiga y a quién castiga  el Código penal en la comision en un delito de impago de pensiones?

Pues bien el artículo 227 del Código penal  lo que establece es:

“1. el que dejare de pagar DURANTE DOS MESES CONSECUTIVOS O CUATRO MESES NO CONSECUTIVOS cualquier tipo de prestación económica en favor de su cónyuge o sus hijos, establecida en CONVENIO JUDICIALMENTE APROBADO O RESOLUCIÓN JUDICIAL en los supuestos de separación legal, divorcio, declaración de nulidad del matrimonio, proceso de filiación, o proceso de alimentos a favor de sus hijos, será castigado con la pena de prisión de tres meses a un  año o multa de seis a 24 meses.

2. Con la misma pena será castigado el que dejare de pagar cualquier otra prestación económica establecida de forma conjunta o única en los supuestos previstos en el apartado anterior”

3. La reparación del daño procedente del delito de impago de pensiones comportará siempre el pago de las cuantías adeudadas.”
Referencia.

¿Es siempre así?

Afortunadamente, y decimos afortunadamente porque si no nos encontraríamos delante de un tipo penal que supondría la “prisión por deudas” totalmente inconstitucional, el delito de impago de pensiones castiga a aquellas personas que teniendo la obligación judicial de pago y la capacidad para ello, no lo hacen efectivo, es decir: NO PAGAN PUDIENDO PAGAR, sin importar el grado de afectación de los beneficiarios de la misma. Por lo que se dice que es un delito  DOLOSO.

Dicho de otra manera y haciendo hincapié en este punto, no cometerá el delito de impago de pensiones y la conducta se considerará atípica, cuando el sujeto no pueda pagar nada. Que quiera pero no pueda.

Sí seria culpable aquél que pudiendo pagar «disfrazase» por ejemplo, su situación económica a fin de eludir su responsabilidad.

¿Qué pasa cuando el sujeto puede pagar pero no lo hace porque tiene que atender a otras necesidades?

En este caso, estamos hablando por poner algún ejemplo, de aquellos casos en que un padre no abona la pensión de sus hijos para poder pagar el alquiler de su propia vivienda. En este supuesto, la defensa del sujeto obligado, podría alegar un “estado de necesidad” del artículo 20.5 del Código Penal. Aun así, esto no es ciencia cierta, por lo que les advertimos que esto ya es discrecional del juez, considerar lo que supone una necesidad y lo que  no. Y si dicha necesidad es de transcendencia tal que deba ser prioritaria a  las necesidades mas vitales de los menores.

¿Qué puedo hacer si no puedo hacer frente a una pensión impuesta por resolución judicial?

Desde Sopena&Associats le aconsejamos que antes que su cónyuge o su hijo le interpongan una denuncia por un delito de impago de pensiones, y emprendan un procedimiento penal, inste una modificación de sentencia para rebajar la pensión, si entiende que desde que se dictó dicha resolución sus circunstancias económicas han cambiado sustancialmente.

¿Qué pasa si el sujeto paga la pensión con retraso o sólo paga una parte de la misma?

Evidentemente y como en muchas ocasiones en los procedimientos penales, quien determinará si existe delito o no, será el juez. Aun así, en la práctica deberá hacerse una valoración en cada caso concreto: así, si lo que se deja de pagar es muy poco o el retraso es mínimo, puede aplicarse el principio de insignificancia y, por tanto, la conducta será penalmente irrelevante.

Por otro lado, y en el otro extremo, si prácticamente no se ha pagado nada, podría considerarse  delito.

Pero como decimos: no es una ciencia cierta. Y caben excepciones como a toda regla general.

¿La denuncia penal  por  impago de pensiones, es la única salida?

La respuesta es negativa, por supuesto que siempre depende del caso concreto con el que estemos tratando, pero no obstante desde Sopena&Associats le aconsejaremos que para reclamar una pensión de alimentos se utilice prioritariamente el procedimiento civil, siempre más útil y más “amigable” por decirlo de alguna forma, que el penal.

Consúltenos en contacto.

Menú

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies